El coaching y por qué lo necesitas en tu empresa - LN Consultores
15877
post-template-default,single,single-post,postid-15877,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

El coaching y por qué lo necesitas en tu empresa

El coaching y por qué lo necesitas en tu empresa

Nos hemos acostumbrado a oír eso de “soy coach” tan a menudo que a veces no nos queda clara una cuestión fundamental: ¿qué hace un coach? Aunque el coaching ha demostrado ser de gran utilidad para provocar el avance y el desarrollo personal, no es ni un psicólogo ni un mentor; un coach enseña técnicas y herramientas para ayudar a conseguir metas y objetivos, tanto individuales como colectivos.

Lo más importante que hace un coach es escuchar de forma empática y hacer preguntas siempre orientadas a la acción para lograr un cambio, percibiendo así las posibilidades que de otra forma no se ven.

En concreto, si hablamos del coaching en la empresa, nos centraremos en perseguir un aumento en la productividad a través del desarrollo de las competencias de los trabajadores, ajustándose a sus necesidades y orientado tanto a la dirección que ellos mismos desean como a los diferentes objetivos de la empresa.

El coach empresarial es un especialista en el funcionamiento de los equipos y en desarrollo personal, y lo que pretende es que el trabajador desarrolle y sepa aplicar habilidades específicas que le posibiliten adquirir sus metas, a la vez que le den autonomía y le capaciten para afrontar futuras cuestiones relacionadas con el desempeño laboral.

En el ámbito empresarial existen principalmente dos tipos de coaching: individual y organizacional.

El coaching personal se enfoca en que las personas den lo mejor de sí mismas, impulsando la consecución de objetivos y usando la formación en habilidades concretas de su puesto (como puede ser la dirección de un equipo o la atención al cliente) y en mejorar la eficiencia y satisfacción laboral a través del entrenamiento en la comunicación, la autoconfianza o la optimización de los procesos de toma de decisiones. Lo que se busca es una evolución de las capacidades y comportamiento que se mantenga a lo largo del tiempo, para transformar de este modo su calidad de vida personal y profesional.

En lo concerniente a las empresas a nivel organizacional, el coaching se centra en la correcta dirección de los equipos y en implicar y guiar a los empleados en en la cultura, política y visión de la empresa con el fin de potenciar los resultados de la organización. Cada empresa configura su cultura y busca que sus empleados se identifiquen con su visión y una buena identificación del trabajador suele traducirse en una mejora del rendimiento, objetivos claros y un impulso la creatividad e innovación de los equipos.

Para ambos tipos, el proceso de coaching consiste en varios pasos:

  1. Observación: el coach adquiere una visión de conjunto que permita encontrar mejores soluciones.
  2. Establecimiento de objetivos.
  3. Diseño del plan de desarrollo individual o grupal, que incluye el compromiso por parte de todos los implicados para conseguir los objetivos.
  4. Acción: a través de las sesiones de coaching planificadas.
  5. Seguimiento y evaluación: garantizar el feedback realizar comprobaciones que permitan realizar o ajustes, o conocer en qué punto se está.

    ¿Y por qué, entonces, necesitas un coach? Un coach en las etapas iniciales de un negocio podría evitarte la mayoría de los errores comunes que cometen los novatos y ayudarte a ahorrar una fortuna a largo plazo. Y no sólo al comienzo de tu camino empresarial, a veces en las organizaciones llegan a un punto en el que se estancan o no saben gestionar un crecimiento demasiado rápido. Para evitarlo, un coach estará presente para asegurarse de que la expansión se realizar de manera segura y consistente con los objetivos marcados.

    En próximos post hablaremos más detalladamente de habilidades concretas imprescindibles para el éxito de una organización y cómo el coaching puede ayudarte a desarrollarlas. ¡Hasta la semana que viene!

Tags: