Cómo manejar el estrés en el trabajo - LN Consultores
15832
post-template-default,single,single-post,postid-15832,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Cómo manejar el estrés en el trabajo

Cómo manejar el estrés en el trabajo

El estrés laboral aparece por diversas causas, como la sobrecarga de trabajo y las malas relaciones con jefes y los compañeros. La clave para mejorar antes situaciones adversas está en conocer nuestra propias capacidades y aprender a poner límites a tiempo. Por ejemplo, si el problema es un exceso de trabajo o falta de tiempo, nos ayudará ser más asertivos, delegar, evitar perder la concentración, conocer nuestras horas de máximo rendimiento, etc…

Para aprender a manejar estas situaciones y no dejar que avance hasta deteriorar nuestra salud y bienestar, podemos dar unas pequeñas claves.

  • DETECTAR LAS PRIMERAS SEÑALES

Todos tenemos formas diferentes de responder a las adversidades y en el ámbito profesional es muy importante reconocer las señales de alerta que nos da nuestro cuerpo cuando una activación emocional se avecina, para así poder lograr una contención y evitar una confrontación que puede ser desastrosa para las relaciones laborales.

Las señales de alerta pueden manifestarse como una respiración alterada, sudoración, o incluso una cambio en el ritmo cardiaco. Estas señales físicas nos pueden dar tiempo para alejarnos y evaluar las respuestas que posiblemente podríamos dar. Esta habilidad puede ser muy útil para las personas que son impulsivas y tienden a reaccionar en caliente cuando pasan por una situación de alta activación emocional.

  • CONTROLAR LOS CAMBIOS FÍSICOS

Una vez detectados, se pueden controlar los niveles de estrés cuando aparezcan estos primeros síntomas físicos: tensión arterial, el pulso,…  Si por ejemplo vemos que los niveles de tensión están por encima de lo normal, podemos aplicar medidas antiestrés inmediatas como técnicas de respiración o salir a tomar un descanso.

Otras formas de manejar estos síntomas a largo plazo son hacer ejercicio regular y cuidar el cuerpo a través de la alimentación, reduciendo el consumo de grasas, cafeína, alcohol, tabaco, azúcar y sal.

  • EVITAR PENSAMIENTOS ESTRESANTES

A veces, podemos tener una percepción negativa del lugar de trabajo sin que existan aparentemente causas objetivas para ello, bien porque tendemos siempre a ver cada complicación como un problema irresoluble o nos ponemos siempre en lo peor. En estos casos, conviene aprender a no interpretar los problemas en función de quién tiene la culpa y centrarse en buscar soluciones; no pensar continuamente en unas normas rígidas sobre lo que deberían ser las cosas en lugar de valorar la realidad como es; evitar razonamientos categóricos como pensar que eres un estúpido porque te hayas equivocado, y no obsesionarse con tener siempre la razón.

  • APRENDER A COMUNICARSE EFECTIVAMENTE

Las adversidades complican las capacidades de comunicación ya que la persona piensa en varias problemáticas y posibles consecuencias al mismo tiempo. El estrés puede nublar las posibilidades de comunicar de manera asertiva lo que está ocurriendo.

En el ámbito laboral es importante una comunicación fluida, ya que esto puede asegurar el progreso en el trabajo y una mejor relación en el equipo.  Para lograrlo debemos identificar las diferentes maneras en las que se comunican las personas que nos rodean y así poder adaptar nuestro estilo de comunicación para que el mensaje se transmita efectivamente.

  • ENFRENTAR LAS SITUACIONES ADVERSAS CON HUMOR

El humor es una estrategia de afrontamiento que a menudo logra mejorar la percepción de una situación que no es la más favorable. Sabemos que siempre existirán situaciones complicadas o conflictos difíciles de solucionar, por lo que la risa y el humor nos pueden ayudar a disminuir el estrés que generan estas situaciones y nos permite afrontarlo de una manera más tranquila y asertiva.

Enfrentar las situaciones adversas con humor, regular las emociones y comunicarse efectivamente son formas al alcance de todos a la hora de solucionar conflictos, malentendidos y tensiones en el trabajo.

Si aún así vemos que no conseguimos evitar el estrés propio de la vida laboral, siempre podemos aprender a usarlo a nuestro favor, como en este ejemplo de la película “El Año de la Garrapata”.

https://www.youtube.com/watch?v=krxA-3GgUL0