Desarrollando un plan de negocio ganador - LN Consultores
15861
post-template-default,single,single-post,postid-15861,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Desarrollando un plan de negocio ganador

Desarrollando un plan de negocio ganador

¿QUÉ ES UN PLAN DE NEGOCIO?

Desde LN Consultores nos gustaría seguir hablando de los pasos estratégicos que debemos seguir para ayudarte a construir un sólido proyecto empresarial. Uno de los principales es crear un plan de negocio. Este es un documento escrito que establece todos los detalles sobre nuestra empresa: qué vende nuestro negocio, cuál será su estructura, cómo se verá el mercado, cuál será el plan para vender el producto o servicio, cuál será la financiación necesaria, que permisos necesitaremos, etc,…

¿PARA QUÉ NECESITAMOS UN PLAN DE NEGOCIO?

Básicamente, este plan nos ayudará a demostrar si nuestra idea vale la pena o no. A través de este documento dispondremos de una herramienta para analizar y planificar nuestro proyecto, conocerlo mejor, identificar sus puntos fuertes y débiles y planificar las tareas necesarias para su cumplimiento, incrementando nuestras posibilidades de éxito.

En los siguientes pasos nos concentraremos en identificar, describir y concretar de manera detallada esa idea con el fin de examinar su viabilidad técnica (¿se puede realizar?), comercial (¿se va a vender?) y financiera (¿va a ser rentable?). De esta forma podremos mejor planificar las estrategias a seguir y los recursos a utilizar para convertir esa idea de negocio en una empresa en funcionamiento.

LAS FASES DE UN PLAN DE NEGOCIO

En empresas pequeñas un plan de negocio se puede limitar a unas pocas páginas mientras que en startups o empresas de cierto tamaño el plan de negocio puede extenderse bastante más. En cualquier caso debería ser claro y conciso, de manera que pueda entenderlo fácilmente cualquier persona interesada en el tema y que le permita llegar a una conclusión con un vistazo rápido. Además, debe definir con claridad qué hace que nuestro negocio sea diferente del resto porque de ello puede depender que consigamos o no los recursos financieros que necesitamos.

Todo plan debe recoger una serie de apartados claves:

 

  • Resumen ejecutivo.

 

En este apartado deberemos definir la necesidad o el problema que nuestro negocio pretende resolver y, sobre todo, tendrás que captar la atención de los inversores en aproximadamente una carilla donde resumiremos los puntos más importantes:

  • Resumen que explique brevemente de qué se trata la empresa, dónde se encuentra, qué vende y cuáles son sus clientes.
  • Perfil de la empresa: estructura del negocio, quiénes son los propietarios y qué experiencia ofrecerán.
  • Productos o servicios que venderá la empresa.
  • El mercado, explicando los principales descubrimientos de nuestro análisis.
  • Consideraciones financieras: explicaremos brevemente cómo planeamos financiar el negocio y cuáles son nuestras proyecciones financieras.

 

  • Presentación del proyecto.

 

Hacer un plan de negocio supone examinar las fortalezas y debilidades de la competencia, una vez identificadas podrás justificar por qué nuestro negocio es único. Debemos distinguirte de la multitud para aumentar la oportunidad de inversión explicando:

– Cómo se llevará a cabo la administración de la empresa.
– Describir la trayectoria y experiencia de cada miembro del equipo.
– Aclarar cómo vamos a cubrir las principales áreas de producción, ventas, marketing, finanzas y administración.
– Incluir las cuentas de gestión, ventas, control de stock y control de calidad.

 

  • Estudio de mercado.

 

¿Cuál es nuestro mercado objetivo y por qué alguien estaría interesado en comprar nuestro producto o servicio? Debemos conocer nuestro público objetivo y dirigir nuestras estrategias de marketing hacia esa audiencia, o perderemos tiempo y dinero. Es bueno que empecemos por describir el problema de mercado que aborda nuestra empresa y qué papel tiene nuestro producto o servicio en su solución. Después, analizaremos las condiciones del mercado: cómo es de grande, a qué ritmo está creciendo y cuál es su potencial de beneficio. Por último, hablaremos de las otras empresas que ya ofrecen soluciones a este problema y qué hará que nuestra solución se destaque del resto. Aquí nos aseguraremos de resolver las dudas de los inversores y esclarecer por qué nuestro público objetivo abandonaría a nuestros competidores para comprar nuestro producto o servicio.

 

  • Organización y gestión.

 

En este apartado desarrollaremos la estructura organizacional y de la empresa: ¿Quién será el responsable? ¿Cuántas tareas y responsabilidades se asignarán a cada persona o a cada equipo? Se pueden incluir breves biografías de los miembro del equipo , destacando cualquier información relevante para justificar los motivos por los cuales esas personas son ideales para sus puestos. Si no tenemos todavía personal, solamente  identificaremos esas funciones y las responsabilidades que tendrán los empleados que ocupen esos puestos.

 

  • Estrategia Comercial: Plan de marketing y ventas.

 

Este punto es quizás uno de los pasos más relevantes al hacer un plan de negocio. Las estrategias promocionales y de marketing podrían determinar el éxito o el fracaso de tu empresa. Para ordenar toda esta información debemos contestar a preguntas como: ¿Cómo planeamos introducir la empresa en el mercado? ¿Cómo impulsaremos el crecimiento de nuestra empresa? ¿En qué canales nos centraremos para llevar a cabo la distribución? ¿Cómo nos comunicaremos con tus clientes? ¿Cuál es la estrategia de venta? ¿Y nuesta estrategia de precios? Seremos lo más detallados posibles en cada una de nuestras respuestas para confirmar,  a potenciales inversores y a nosotros mismos de que hemos pensado en todos los escenarios posibles para garantizar el éxito de nuestro proyecto.

 

  • Plan económico-financiero.

 

Este es el momento de traducir todo dicho en números y analizar las previsiones financieras de tu negocio, incluyendo precios, costes, márgenes y gastos. Esta parte debe ser fielmente precisa para potenciar las oportunidades de convencer a los inversionistas y fuentes de préstamos para que respalden nuestro negocio.

  1. Anexo.

El anexo es opcional, pero es una excelente forma de incluir información como nuestro currículum, datos de la investigación de mercado, información legal adicional, etc… y el de los cofundadores, y también cualquier tipo de permisos, alquileres u otra información legal que quieras agregar.

Esperamos que esta guía  haya ayudado a tener una idea más completa sobre cómo deberías poner en marcha tu plan comercial. Ahora es momento de hacer realidad tu idea. ¡Adelante!