La importancia de la actitud en una entrevista - LN Consultores
15820
post-template-default,single,single-post,postid-15820,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

La importancia de la actitud en una entrevista

La importancia de la actitud en una entrevista

Ya hablamos la semana pasada de la relevancia de ciertos aspectos si queremos triunfar (o no) en una entrevista. Desde nuestra perspectiva, el más determinante a la hora de marcar la diferencia es la actitud que mostremos en ella.

    ¿Qué entendemos por actitud? Aunque los entrevistadores siguen seleccionando candidatos en términos de sus conocimientos, formación y experiencia, consideran un factor determinante la forma en la que un candidato enfrenta una entrevista y las características personales que muestra ya en un primer momento. Tenemos que tener en cuenta que aunque nuestro currículum se adapte perfectamente al puesto no significa que nuestro estilo emocional y de trabajo lo hagan de la misma manera.

    Eso no significa que tengamos que fingir rasgos de personalidad que no poseemos para conseguir un puesto de trabajo. Lo que debemos hacer es resaltar aquellas actitudes innatas que nos definen y que las empresas valoran en sus profesionales. Repasemos algunas de las más destacadas:

5 ACTITUDES PARA DESTACAR EN UNA ENTREVISTA

1.AMABILIDAD

Un trato amable hacia todas las personas de la organización no sólo es valorado por motivos obvios que van más allá del ámbito profesional, sino que sirve para mantener un buen clima dentro de la organización. En la entrevista unos rasgos faciales excesivamente serios nos harán parecer demasiado herméticos y poco comunicativos. Tratar de ser educados en los gestos y en el lenguaje, sin embargo, mostrará al entrevistador un buen autocontrol de nuestras emociones no susceptible a las tensiones de las circunstancias que nos rodean.

  1. PROACTIVIDAD Y ORIENTACIÓN A RESULTADOS

Hablamos de una persona proactiva cuando, ante un problema o conflicto, en vez de venirse abajo y reaccionar de un modo negativo asume una actitud positiva, buscando soluciones y aportando ideas valiosas y útiles. En una entrevista debemos asegurarnos de mostrarnos como personas resolutivas, positivas, con ganas de colaborar en la consecución de los objetivos.

  1. ASERTIVIDAD

    Se trata de la capacidad para comunicar aspectos importantes, ya sean positivos o negativos, siendo claros, directos y firmes pero sin resultar ofensivos. Alguien asertivo se mostrará predispuesto a comunicar antes los problemas que pueden afectar a la productividad y es una cualidad muy valorada por las empresas. Por eso en una entrevista de trabajo es positivo hablar acerca de las expectativas profesionales y ejemplos de nuestras experiencias pasadas en las que hayamos mostrado o dando relevancia a dicha aptitud.

  1. MOTIVACIÓN

Una persona que sabe mantenerse motivada en su trabajo aprende con mayor rapidez, está deseando asimilar conocimientos nuevos para poner en práctica, siente curiosidad por el entorno de trabajo, lo que se espera de ella y trata constantemente de mejorar. Por ello, no debemos contenernos a la hora mostrar interés sobre los objetivos de la empresa o de nuestro puesto de trabajo, pues le hará saber al entrevistador que somos personas comprometidas y que valoramos nuestro trabajo.

  1. ESCUCHA ACTIVA

Esto significa que somos capaces de escuchar sin interrumpir a nuestros interlocutores, que entendemos su perspectiva y que al final somos capaces de dar una respuesta resolutiva y respetuosa. En una entrevista es bueno guardar silencio y escuchar con detenimiento al entrevistador, centrándonos en las preguntas con respuestas claras y concisas, sin grandes monólogos ni salirnos del tema.

Esperamos que estos pequeños consejos os ayuden a mostrar mejor esas partes de nuestra personalidad que a menudo cohibimos por los nervios ante una entrevista. Debemos acostumbrarnos a mostrarnos naturales y a potenciar esas partes de nosotros que luego nos harán triunfar en nuestro puesto de trabajo.

En nuestra próxima entrada hablaremos de cómo potenciar nuestra actitud una vez estemos en nuestro puesto de trabajo y las cualidades que nos guiarán hacia el éxito.

Tags: